¡Me divorcié de ti pero no de mis hijos, quiero la custodia compartida!


“De tus hijos no te divorcies, brindemos la estabilidad y el amor aún en la separación o divorcio.”

lyhon120120820115616Por: Hipólito González Hernández

SORPRENDE LA tasa de divorcios y separación del vínculo matrimonial, en el 1980 se casaron 33,167 y ese mismo año se divorciaron 15,276; en el año 2014 (16,668) contrajeron matrimonio y se divorciaron (11,776), según datos de estadísticas vitales de Puerto Rico.

Lo que ha transcurrido desde la década del 80 hasta el presente demuestra un deterioro dramático del acto del matrimonio y  lo  peor aún los efectos devastadores en la familia tradicional y en los patrones de cotidianidad  ha  aumentando la disfunción social de nuestra niñez.

El proceso de divorcio está afectando no solo a la familia, el efecto que esto provoca en la vida de los menores involucrados es devastador cuando los padres pretenden tomar posesión de estos alejándose de la realidad del profundo sentimiento que, de por sí, causa la ruptura y el daño emocional que esto presupone.

Nuestro sistema de justicia y legislación vigente en nada abona a un clima de sosiego y atiende uno de los problemas de la separación que es el manejo de las emociones y conflicto entre adultos. Sin embargo, los entes gubernamentales responsables de servir de mediadores y garantizar un proceso de disolución en paz por el bien general de los menores no se está atendiendo debido a que no existe una presunción de custodia compartida y se presupone que la madre es la idónea.

p303_0_02_01

Por lo cual es necesario legislación de avanzada que no solo promueva “la custodia compartida”, es necesario que sea ley la custodia compartida y patria potestad y, de por sí, sea uno de las partes del divorcio la que demuestre el porqué no se debe otorgar la custodia compartida y desde la raíz se realice un informe social de manera que no se rompa el vínculo de paternidad.

Los efectos que presupone la realidad social actual y la responsabilidad de ser padre o madre no debe desvincular a ningunos de las figuras y ambos tienen que ser responsables de la crianza, educación y manutención de facto salvo exista impedimentos legales para desde la radicación del divorcio o relaciones filiares por separación no se conceda la custodia compartida.

De esta manera promovemos unos hijos que puedan crecer con ambas figuras en el desarrollo emocional, físico y social. La paternidad es mas que cada quince días y presupone un compromiso genuino de brindar amor a sus hijos.

“De tus hijos no te divorcies, brindemos la estabilidad y el amor aún en la separación o divorcio.”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s