Suprema controversia la de los jueces…..


SUPREMA CONTROVERSIA L A DE LOS JUECES DE MAS AL TO FORO JUDICIAL

IN RE:

En el pasado, este Tribunal ha utilizado en tres ocasiones el mecanismo de resolución para solicitar la variación en su composición. El mismo año de la aprobación de la Constitución de Puerto Rico, este Tribunal solicitó el aumento de la cantidad de sus jueces. La Ley Núm. 2 de 4 de agosto de 1952, aumentó la composición de cinco a siete jueces. Esta acción se fundamentó en el aumento poblacional y de asuntos ante el Tribunal. Para entonces, la población de Puerto Rico había aumentado aproximadamente de 900,000 a 2,500,000. Exposición de Motivos de la Ley Núm. 2, supra.

Sin embargo, este aumento a siete jueces “no fué suficiente para impedir el desarrollo del problema de congestión y demora”. Comité para el Estudio y la Evaluación del Sistema Judicial, Informe al Tribunal Supremo de Puerto Rico, Abril de 1965, Parte I, pág. 1.

La Ley Núm. 7 de 6 de mayo de 1961 varió nuevamente la cantidad de jueces de este Tribunal. En aquella ocasión se aumentó de siete a nueve jueces. Esta composición de nueve jueces fue solicitada por este Tribunal para viabilizar la enmienda constitucional de 1960. Esta enmienda permitió al Tribunal funcionar en salas. Informes de las Comisiones de lo Jurídico Civil del Senado y de la Cámara de Representantes sobre el P. del S. 24, pág. 3. Hicimos esa solicitud debido a “la congestión existente en el calendario del Tribunal”. Id.

Al así actuar, justificamos en nuestra Resolución la necesidad de un Tribunal Supremo con más jueces para atender los asuntos litigiosos ante nuestra consideración. Id. Esta realidad ameritó el aumento de siete a nueve jueces. Véanse, además, Exposición de Motivos de la Ley Núm. 7, supra; Diario de Sesiones de la Asamblea Legislativa, Cámara de Representantes, Primera Sesión Ordinaria, 14 de febrero de 1961, T. 14, págs. 197-198.

Con una curia de nueve jueces el problema de congestión de casos en el Tribunal Supremo se desvaneció para el año 1975. El 19 de febrero de 1975, emitimos una Resolución en la que notificamos la reducción de los casos pendientes a solamente 145 asuntos. Exposición de Motivos de la Ley Núm. 29 de 28 de mayo de 1975. En esa Resolución expresamos que “el Tribunal Supremo ha logrado reducir en tal modo su calendario que a 31 de enero de 1975 el número de casos criminales pendientes a su consideración montaba a 16 y el de casos civiles a 129”. Resolución del Tribunal Supremo de 19 de febrero de 1975. In re: Solicitud para aumentar el número de Jueces en el Tribunal Supremo 6

Ante esto, solicitamos la reducción de nueve a siete jueces. Esto es, con nueve jueces este Tribunal redujo los casos pendientes de tal modo que ameritó la utilización de la cláusula constitucional para disminuir la cantidad de jueces a siete. En aquella ocasión entendimos que podíamos afrontar con siete jueces el aumento de los asuntos ante nuestra consideración y la congestión de casos. La razón para esto último fue que “el Tribunal Supremo ha[bía] descongestionado su calendario en tal forma que [era] completamente innecesario tener un Tribunal compuesto por nueve miembros”. Informes de las Comisiones de lo Jurídico Civil del Senado y de la Cámara de Representantes sobre el P. del S. 1143, pág. 1.

De la trayectoria de variaciones en la composición de este Tribunal se puede apreciar que la Constitución de Puerto Rico adoptó un mecanismo eficaz para asegurar el funcionamiento óptimo del Tribunal. En el pasado, nuestro sistema judicial se ha valido de ese mecanismo para atender las necesidades que surgen de tiempo en tiempo. Como vimos, ante una congestión en los casos pendientes ante esta curia, aumentamos en 1952 y 1961 el número de jueces que componen este Tribunal.

El último aumento que elevó el número de jueces a nueve logró reducir el atascamiento de asuntos que operaba en detrimento de la justicia. Los datos numéricos así lo reflejan incuestionablemente. Ante ese cuadro fáctico, ya para 1975 el problema que atravesaba este Tribunal se había eliminado. Resuelto ese inconveniente, solicitamos entonces la reducción a siete jueces. Precisamente, esa fue la virtud vislumbrada por nuestra Convención Constituyente. La Constitución nos dota de un método efectivo que nos permite ajustar nuestra composición según lo requieran las necesidades del Pueblo.

Sin embargo, la realidad hoy es muy distinta de aquella que nos impulsó en 1975 a solicitar la reducción a siete jueces. Debemos dirigir nuestras acciones considerando la importancia de nuestra función como máximo foro judicial de Puerto Rico. Los ciudadanos acuden a este Tribunal para defender, vindicar y reclamar sus derechos. Esta tarea es sin dudas una de las más importantes que ejerce el Gobierno y no podemos tomarla con ligereza. Una vez más, nos hacemos eco del planteamiento de que “una justicia tardía… no es la justicia ideal”. In re Reforma Judicial, 136 D.P.R. 1, 54 (1994), Voto particular de la entonces Juez Asociada señora Naveira de Rodón, al cual se unieron el Juez Presidente señor Andréu García y los Jueces Asociados señores Hernández Denton, Alonso Alonso y Fuster Berlingeri. Como señaló el otrora Juez Presidente señor Trías Monge, “[q]ueremos no sólo justicia eficaz, sino justicia pronta”. D.M. Helfeld, El seminario sobre la demora judicial: Diseño, resultados y recomendaciones, 77 Rev. Jur. U.P.R. 891, 893 (2008). Por su parte, el Juez Presidente señor Hernández Denton también ha expresado que “[j]usticia lenta no es justicia.

 

 

Anuncios

One thought on “Suprema controversia la de los jueces…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s